Salas Emblemática de Enorme Calidad

En su constantes aspiraciones de implantar el modelo de vida francesa en nuestro país, el general Porfirio Díaz presidente de México tuvo el honor de presenciar en el castillo de Chapultepec la primer función de cine, fue el día 6 de agosto de 1896 en compañía de su familia y amigos cercanos en función privada, diez días más tarde, 16 de agosto de 1896 en la calle de Plateros 9 de la capital se llevó a cabo la primera función pública, después decenas de salas se instalaron la ciudad y en otras en el resto de la república. A partir de ese año la férrea competencia de los Lumiére, inventores del cine y el Vitascope de Thomas Alva Edison exhibieron en la capital y en Guadalajara sus funciones de cine.

En esta región y en particular en el entorno del Campo Petrolero de Poza Rica, las primeras funciones de cine fueron en 1930 en el Kilómetro 52 junto a las antiguas vías de La Maquinita, con un improvisado cine envolviendo el área con una manta blanca, a cielo abierto, bancas de madera y las aromáticas palomitas, tuvo su gran arranque la historia cinefilia de Poza Rica, el proyector era transportado dentro de una guarda de metal con borra de tela para protégela en el tránsito de Tuxpan a Poza de Cuero, Don Rafael Riquelme Hernández, su propietario usó un Kalamazo especial que le facilitaron. Proyector de cine que operó el mismo.

cine pr 02El cine comenzó a partir del 14 de Abril de 1932 a maravillar a los pobladores de la Congregación Poza de Cuero, Don Rafael Riquelme, un español establecido en el puerto de Tuxpan dio funciones con éxito en la escuela Enrique C. Rebsamen, más tarde, la compañía El Águila edificó el casino para empleados de confianza y creando un trato con el Sr. Riquelme, exhibir películas los viernes en el salón del club a cambio de que transportara su equipo de proyección a otros sitios, entre ellos el Kilómetro 52 junto a las vías, ya que posteriormente instaló una sala en la parte trasera de la cantina El Siglo XX. Años después “La Gran Vía” y las fondas de mondongo.

En el año de 1935 Don Rafael Don Riquelme asume una tarea más emprendedora cuando inauguró el salón de actos de la Delegación Dos del Sindicato de Obreros y Empleados de la Compañía Mexicana de petróleo “El Águila” en Poza Rica, el éxito fue tal que construyó después el cine Riquelme a un costado de la Avenida Independencia, sala que con el tiempo compró el sindicato petrolero de la Sección 30 y administró por muchos años con el nombre de “Cine Obrero”, fue tan célebre que un equipo de futbol llanero llevó su nombre.

Durante su vida útil presentaban funciones diarias con tres películas de buna muy buena calidad, incluso las del momento, penosamente se fue disipando su auge hasta que cerró, cediendo a la memoria una gama personajes que ahí trabajaban como; Doña Eva Castillo en la taquilla, quien recogía los boletos a la entrada, Don Federico, la señora Gero que nos llevaba al asiento por una buena propina y el más laureado, Don Hilario, quien operaba y proyectaba las películas. El edificio hoy es una fábrica de ataúdes de madera.

Otro cine peculiar fue el PetroMex, emplazado en la zona comercial de la otrora Congregación del mismo nombre, este fue inaugurado el 4 de Mayo de 1939 por los integrantes de la Sección 32 del Sindicato Petrolero de ese lugar, al fusionarse la Sección 32 con la Sección 30, el Cine PetroMex pasó a ser propiedad de esta última, fue una sala pequeña que exhibía películas de estreno, lo que le registró buena asistencia y utilidades. Pero la fama de esta sala cinematográfica recayó en un suceso insólito y memorable, en una función dominical, cuando el carismático señor Juan Aquiles Ponce Nolasco, conocido cariñosamente en ese lugar como “Juan Quiles” tiró dos balazos a la pantalla en defensa del héroe revolucionario de la película, hecho que se ha convertido en una leyenda urbana de la hoy colonia PetroMex. El cine dejó de funcionar y fue demolido en el año 1984 para dar paso a una tienda cooperativa del mismo sindicato petrolero.

cine pr 04El 18 de marzo de 1947 se inauguró el Cine Teatro Social, sala de alta calidad con innovadora tecnología de aquella época, fue construido a solicitud del sindicato de trabajadores de la Sección 30 de Poza Rica, fue autorizado por el presidente de la república, Manuel Ávila Camacho en 1944, lo edificó Petróleos Mexicanos bajo la gestión del Ing. Jaime J. Merino, que respondió generosamente con la magna obra que en la actualidad es el mejor recinto con nombre de Teatro Social, no obstante que esta sin operar como cine. Solo responde a presentación de obras de teatro, conciertos musicales y asambleas musicales, cabe reconocer que en su tiempo fue una digna sala cinematográfica en Poza Rica, por su marquesina se anunció la mejores cintas del cine.

Cuando Poza Rica vivía su mejor época como municipio y se había convertido en la Capital Petrolera de México, los funcionarios de la Sección 30 del Sindicato de trabajadores petroleros se decidió construir un cine digno de Poza Rica, con los adelantos tecnológicos de vanguardia, contrataron a el Arq. Ángel Landa y Cuevas para que hiciera el proyecto, después de que este fue aprobado y con el terreno obtenido, la constructora “Comsa” se encargó de edificar lo que se llamó con gran tino, “El Monumental Cine Hidalgo”, por los espacios arquitectónicos y capacidad de audiencia.

El Cine Hidalgo se destacó por estar entre los más grandes de nuestro país, la sala contó con capacidad de 2,860 butacas totalmente cómodas y forradas con paño de excelente calidad, la edificación fue por numerosos años, el orgullo de la Sección 30, y la afectación cabía con suma razón, su apertura selló el glamur y la grandiosidad de su tiempo, muchas lo consideraron como el mejor cine de todo México, pero si tuvo lo más sofisticado, fue inaugurado el 18 de Marzo de 1960 con el nombre de “Cine Hidalgo” en memoria al Padre de la Patria, la primera cinta cinematográfica que se proyectó fue “The South Pacific”, la película del momento.

cine pr 03La película musical The South Pacific, puso a prueba el novedoso equipo de audio el mismo día su la inauguración, audio que emocionó a quienes asistieron aquella inolvidable fecha, sonido de calidad llamado técnicamente cuadrafónico, que brotó de las ochenta bocinas ubicadas estratégicamente en la mega sala. En su pantalla se proyectaron las películas que cada año fueron nominadas para el Oscar y otras festivales del cine universal, por recordar solo algunas: Ben Hur, Romeo y Julieta Espartaco, Amor sin Barreras, Lo que el Viento se Llevó, Ana de los 1000 días, El Bueno, el Malo y el Feo, La Agonía y el Éxtasis, Lawrence de Arabia, Zorba el Griego, Los Cañones de Navarone, El Gran Escape y Doce del Patíbulo. Cuando la tecnología avanzó surgieron cintas como: La Guerra de las Galaxias, Cabaret, La Aventura del Poseidón, El Padrino, Butch Cassidy, Woodstock, Doctor Zhivago, y La Novicia Rebelde, verdaderas joyas del cine que se nos anticipó al tiempo.

Otras bondades del monumental “Cine Hidalgo” que se recuerdan son sin duda tres: el juegos de cortinas que corrían con un sistema electromecánico de tres carriles, uno por cortina, una de tela tipo seda, le intermedia semitransparente y la ultima un telón de terciopelo gris que caía en olánes desplegables con un remate de orlas en la parte superior. El amplio estacionamiento que respondió al número cimero de autos acorde a la capacidad de asistentes, tenía fluidez vehicular en la llegada y salida de la función, la superficie era desde la fachada principal hasta el boulevard Adolfo Ruiz Cortines. En su pórtico hubo dos taquillas, al ingresar a su enorme estancia tenía una amplia barra para la dulcería, abarcó lo ancho que da la separación de las escaleras de acceso a la sala de proyección. Orgullo que tuvo Raúl Ortin Campuzano, líder de los empleados cinematográficos.

La sala cinematográfica llamada Audicine, previamente fue salón de actos de los trabajadores del Sindicato Petrolero en esta ciudad, quedó fuera de servicio cundo se edificó el actual recinto de la Sección 30 siendo Secretario General Heriberto Kehoe Vincent. Bajo un excelente proyecto del Arq. Jorge Eduardo Marun Ganem se remodeló luciendo el excelso mural que tenía en una de sus paredes, estancia con 210 cómodas butacas, en 1979 con un diseño del Arq. Rubén Tognola Dabur se convirtió en una sala de cine con el nombre de Audicine, quedando de lado al surgir reproductoras de video de cintas magnéticas se extinguió. La ubicación fue en el cruce de la calle Correo y la avenida Ocho Norte, colindante con el edificio de Correo, siendo esta la última sala de la época romántica de nuestro cine. Hoy todas las salas están convertidas en huellas importantes de nuestra historia y en su mayoría, los edificios están de pie en pródiga armonía con ambos tiempo.

Sabas Herrera Araiza
Emilio Salgado Zubiaga
Hermes Villanueva Medina
Eduardo Marun Ganem

1.- Cine Obrero de Poza de Cuero en 1950.
2.- Desaparecido cine PetroMex.
3.- El interior del Cine Hidalgo en su mejor momento.

Visitantes Online

We have 391 guests and no members online

Parque y Cancha

 

Porque Existe

 

Iconos de Poza Rica

 

Iconografia

 

Contacto

Ing. José Luis Rodriguez Badillo

+1 (555) 555-555-5555
+1 (555) 555-555-5556
 
Poza Rica Veracruz, Mex
 

 

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.