El primer generador de energía eléctrica lo instaló la compañía “El Águila” en la zona industrial y de talleres allá por el año de 1933, así llegó la energía eléctrica al Campo Petrolero de Poza Rica, que satisfizo la necesidad en la Col. Americana, el Casino, los talleres y el área industrial. El equipo fue traído de Palma Sola y operaba a base de vapor, su capacidad de generación alcanzaba hasta 1500 kilowatt; la insuficiencia se compensaba con los flameantes quemadores; en las zonas rurales no había más que candiles y velas.

En tanto en la comunidad Poza de Cuero por las mismas fechas, el Sr. Ramón Castañeda instaló un pequeño turbo generador para vender energía eléctrica, negocio que le produjo ganancia por varios años; sólo bastaba solicitar el servicio y de inmediato llegaba un inspector a checar la cantidad de focos, aparatos y le instalaban su acometida; después llegaban a cobrar su cuota mensualmente; tiempo después el negocio se transfirió a un grupo de empresarios que se integró con los señores: Luis Calleja García, Álvaro Ramírez y Juan Alcubilla.
El 3 de Diciembre de 1951 por acuerdo de cabildo se solicita al Ingeniero Antonio J. Bermúdez, se extienda el servicio de energía eléctrica a la Colonia Manuel Ávila Camacho. Al ser autorizada la red de Petróleos Mexicanos se fue extendió hasta llegar al Kilometro 52 y de allí a lo que fue la congregación Poza de Cuero, por lo que el servicio ya dejó de costar, y a cambio sólo se aportaba una cuota mínima al comité pro escuela Manuel C. Tello, después para el puente atirantado de la calle Francisco Sarabia y otras obras más.
Con la expansión del campo y el asentamiento de la Colonia Obrera, la compañía El Águila adquirió otro generador que funcionaba con combustible, y se utilizó el que producía el pozo 2; la red eléctrica se fue expandiendo y la benévola luz nocturna en consorcio con los mechones, dio una estampa urbana de admiración para el migrante nuevo que se incorporaba a la extenuante labor petrolera.
El Presidente Lázaro Cárdenas promulga el 14 de agosto de 1937en Mérida, Yucatán, la creación de la Comisión Federal de Electricidad, C.F.E., para impulsar el desarrollo del país y tuvo como esencia organizar y dirigir un sistema nacional de generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, que apenas generaba el 5% contra el 60 % que producían las compañías extranjeras; la Mexican Light & Power Co. Electric Light & Power Company y la American and Foreing Power. El resto, otras con menor capital.

Después de la expropiación y con la llegada del ingeniero Jaime J. Merino como superintendente de distrito en Poza Rica, mandó a instalar dos generadores de 3000 kilowatt cada uno en la refinería; en la esquina de las Avenidas Central Norte y Jesús González Ortega se instaló la subestación, los transformadores, las cuchillas y la casa de control, allí fue el corazón de la red de distribución que se extendió a la vecina villa de Coatzintla, la Petromex y Totolapa, ya que Poza de Cuero, hoy la Colonia Manuel Ávila Camacho, tenía su propia planta.
Con la potencia eléctrica de estas plantas, el Ing. Merino también mandó a instalar el alumbrado en el Parque de beisbol, empero, eran luminarias que consumían tanta energía que en las noches de juego quedaban varias colonias sin corriente eléctrica, de tal manera que cuando terminaban los partidos se restablecía esta en forma paulatina, acción que el mismo ingeniero verificaba personalmente.
Otro sistema dentro de la red, se ubicaba frente a lo que hoy es el parque Juárez, allí por muchos años estuvo otra subestación con los enormes transformadores de antaño, punto de distribución a la Colonias Obras Sociales, Merino, Benito Juárez, y Chapultepec; los edificios de la Cooperativa, el Sindicato, Cine Teatro Social, la Escuela María Enriqueta, y el Hospital de Zona; es de resaltar que el servicio eléctrico no se cobraba, sólo una pequeña cuota para beneficio de la Cruz Roja y otras causas altruistas; de igual forma el suministro de agua y gas eran gratis, ¡aunque usted no lo crea!.
Para mediados de 1959, llegaron de la termoeléctrica de “Dos Bocas” a Poza Rica los señores; Gabriel Gómez Quevedo, Pablo Muñoz, Jorge Iduarte Jiménez, Manuel Muñoz Zamora, Isidoro Haces Pichardo, Juan Becerra Carrasco, para hacerse cargo de los generadores de Petróleos Mexicanos, ese fue el inicio de la instalación de la Comisión Federal de Electricidad en esta ciudad, después llegó otra cuadrilla de líneas y redes.
Todo se consolidó a partir del 27 de Septiembre de 1960, el Lic. Adolfo López Mateos nacionalizó la industria eléctrica en manos de empresas generadoras y distribuidoras de energía eléctrica de capital extranjero o privado. Aquí, en Poza Rica, fue cuando la Comisión Federal de Electricidad inició la instalación de los temibles medidores, y por ende, el cobro de la energía eléctrica; la oficina quedó situada en el Boulevard Adolfo Ruiz Cortines y calle 5 de la Colonia Benito Juárez, donde estuvo el sanatorio “Guadalupe” del eminente Dr. Enrique Padilla Gutiérrez, ¡de la noche a la mañana se terminó el encanto!.
La superintendencia de la Comisión Federal de Electricidad quedó a cargo del Ing. Vicente López Perera hombre Poeta, trovador y Caballeroso ciudadano bien recordado, el señor Pérez Ríos secretario general del Sindicato Nacional de Electricista nombro delegado sindical al trabajador papanteco Teodoro Rivera Díaz, quien llamó a elecciones a los ochenta trabajadores quienes por simpatía eligieron en la asamblea al Sr. Emilio Salazar quien se convirtió así en el primer secretario general de la Sección N° 91 de Poza Rica.

Semanas después, llegó a Poza Rica otra generación de veracruzanos que pusieron de moda el casco amarillo, las maneas y la inseparable pértiga; su estilo jarocho y bullangero pronto se manifestó en la Colonia Benito Juárez, el primer reducto de Fernando y Enrique Zamudio, Diego Casarín Escobedo, Gabriel Gómez Quevedo, Francisco Santos y Juan Becerra Carrasco, quienes en la primera navidad que pasaron en tierra petrolera, formaron la novedosa “Rama” letrillas que sustituía a las tradicionales posadas. Con guitarra, clave, panderetas, mandolina y otros instrumentos vagaron por el centro y algunas colonias con su canto que decía:

Naranjas y limas, limas y limones
Más linda es la Virgen que todas las flores.
La Virgen María su pelo extendió
Hizo una cadena que al Cielo llegó…
¡Vaya que hicieron historia en esta ciudad!, por su versería, su ritmo vigoroso y cascabelero.

Otra aportación que se arraigó en esta ciudad, es la quema del viejo en los últimos minutos de cada fin de año, según sus creencias ancestrales quemaban las malas vibras y semejantes momentos desagradables del año que había fenecido minutos antes, por eso cada fin de año muy afanosos rellenaban un pantalón con aserrín y viruta, después la camisola, elaboraban una máscara y le pintaban la cara, le colocaban un sombrero y al silbido de la medianoche le prendían fuego y adiós año viejo, ¡lo raro de esta tradición es que siempre han usan ropa de caqui de un ex petrolero!

Jarochos perennes, hombres admirados sin temor a tomar un cable en operación, la calle 2 de la Colonia Benito se inundó de su alegría, en cada casa existía una consola tocando los viejos acetatos con las melodías de las Sonoras: Matancera, Santanera y Veracruz de Toño Barcelata; gente simpática y bullanguera que cuando venía a jugar el equipo de beisbol, “Águilas” de Veracruz se asignaban de una parte de las gradas del Parque Merino poniéndole candela al ambiente, y ganándose la simpatía de muchos, dando una diversión agregada al juego.
El 4 de Febrero de 1963 comenzó la operación de la termoeléctrica Poza Rica, instalada en “El Manantial”, Municipio de Tihuatlán; inició con 117 megawatt de capacidad instalada, que fue muy por encima de las necesidades de la localidad, por lo que el sistema interconectado del centro absorbió el excedente de energía; un año después esta termoeléctrica se incorporó al sistema Puebla-Veracruz, se enlazó así con el resto del país y es denominada “División de Oriente”.
Años después edificaron sus oficinas donde estuvo la subestación que les cedió Petróleos Mexicanos como parte de la red en 1959, lugar que ocupan hoy, dejando atrás aquellos días de historia y gloria para una empresa mexicana que ha insertado en la modernidad, compitiendo en la actualidad con empresas de clase mundial, donde Poza Rica puso su parte y añora los tiempos cuando la luz no costaba nada, tiempos que quizás jamás volverán. Hasta la Proxima.
Testimonio
Fernando Zamudio Domínguez, Ramiro Reyes Ramírez y Teodoro Rivera Díaz

 

Visitantes Online

We have 190 guests and no members online

Autor de los Libros

 

Parque y Cancha

 

Porque Existe

 

Iconos de Poza Rica

 

Iconografia

 

Contacto

Ing. José Luis Rodriguez Badillo

+1 (555) 555-555-5555
+1 (555) 555-555-5556
 
Poza Rica Veracruz, Mex
 

 

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.