Poza Rica el Municipio 198 de Veracruz

by admin

Un día 22 de Septiembre de 1950 se formó el comité denominado Pro Pueblo encabezado por damnificados quienes lucharon por recibir apoyo después de un inmenso incendio que arrasó con una basta área de Poza de Cuero, lugar que colindaba con Poza Rica y que se unía a ésta por las vías para “La Maquinita” que transitaba de Cobos hasta Furbero y cuyos sitios se encontraban en los kilómetros 52 y 54 respectivamente.

La irritación de los habitantes topó el techo de la frustración cuando el presidente municipal de Coatzintla, se declaró incompetente y falto de recursos económicos para restituir los daños y apoyos para levantar nuevamente sus viviendas, ante dicho revés, se organizaron para independizarse de Coatzintla bajo un fuerte sentimiento de impotencia, el primer paso de la comisión pro municipalización de Poza de Cuero, fue dado en México el 28 de Septiembre de 1950 cuando se entrevistaron con Don Enrique Rodríguez Cano quien les dijo literalmente que se olvidaran del asunto, pues la superficie del siniestro estaba destinada para el ejido “Lázaro Cárdenas”, y debido a esta respuesta con desaliento regresaron a su lugar de origen.

En la Congregación de Poza Rica el Sr. Agustín Rubio Zataray simultáneamente creó un comité para solicitarle al Sr. Rómulo Pardo, presidente municipal de Coatzintla bajara los poderes a este lugar, solicitud que el munícipe rechazó rotundamente. El 9 de Mayo de 1951 el Sr. Raúl Crespo y Héctor Dorbecker coinciden con el grupo que buscaba igualmente segregarse de Coatzintla y decidieron unirse, ambos contaban con la simpatía y apoyo del Ing. Jaime J. Merino, Superintendente de Petróleos Mexicanos en este Distrito, benefactor y hacedor de esta congregación desde su llegada en 1946, quien de inmediato se integró al grupo y reiteró su absoluto apoyo a la causa, ya que contaba con la ventaja ser un actor influyente en el medio político estatal y nacional.

El Ing. Merino rápidamente organizó a los líderes del Sindicato Petrolero para solicitarles su compromiso con el movimiento, además de trazar la estrategia a seguir en pro de ese objetivo, habló con los integrantes de las logias masónicas, la Cámara de Comercio, los clubes Sociales y otras agrupaciones, quienes aportaron su apoyo para la causa, después de formalizarse la unificación de los 2 grupos el día 11 de Mayo de 1951.

De inmediato se delineó el documento de solicitud y los argumentos para fundar la petición, testimonios que fueron determinantes: Primero: que los vecinos de las cuatro Congregaciones solicitantes llegaron para fundarlas. Segundo: que fueron, desde hace veinte años, quienes le quitaron al bosque el terreno para ser una ranchería y después Congregaciones, donde con esfuerzo y compromiso social forjaron el sitio donde viven. Tercero: que durante estos años han desarrollado una sociedad próspera, con más de cuarenta mil habitantes. Poza Rica ya poseía una economía y una identidad social y política.

Poza Rica ya contaba con una infraestructura de servicios muy por encima de todas las ciudades de la región norte del estado, lo avalaban: Un Mercado y un hospital clasificados entre los mejores del país, servicio telefónico que se enlazaba a toda la república mexicana, de similar forma el sistema postal y telegráfico, un cuerpo de Bomberos de primer nivel, cobranza de impuestos Federales y Estatales, una Cámara de Comercio y tres instituciones Bancarias, tres salas cinematográficas, un aeropuerto con tres líneas de servicio, una Unidad de Salubridad y Asistencia, una delegación de La Cruz Roja Mexicana y dos Sanatorios de Maternidad.

Otros servicios fundamentales fueron el rubro hotelero, tiendas de servicios nacionales y de franquicias internacionales, tres clubes: Rotario, de Leones y el 20-30, así como tres logias masónicas; denotando clara capacidad de gobernar con justicia de derecho y obligaciones de ciudadanos. Con estas premisas el comité fue a visitar al Lic. Marco Antonio Muñoz Turnbull, gobernador del estado de Veracruz, a quien le expresaron de entrada que el Ing. Merino otorgaría el terreno para el Ejido Lázaro Cárdenas, terreno que hacía falta para ese fin.

El 11 de Mayo de 1951 en una reunión en la casa del Sr. Arturo Barragán quedó integrado el comité pro municipalización de Poza Rica integrado por: presidente Arturo Barragán, Vicepresidente José Flores, secretario Raúl Crespo Rivera, prosecretario Agustín Rubio Zataray, Tesorero Dr. Francisco Alvarado Calleja y prensa y estadística Teodoro Tapia, también ahí se acordó protocolizar ante un fedatario; en otra reunión el 13 de Mayo en el salón del Casino del Interior del Campo, el Ing. Merino reiteró su compromiso con la causa en compañía de su estructura administrativa integrada por: Cosme Pantin Rivera jefe de Personal, Carlos Osornio Subjefe de Nuevos Proyectos, Juan Vara Orosco jefe de Construcción, Ing. Ernesto López Mata jefe del Departamento de Ingenieros Civiles, fue así que con principales colaboradores de Petróleos Mexicanos quedó sellado y de manifiesto el apoyo fundamental que el Ing. Merino dio a la lucha por la municipalización.

El 28 de Junio el comité visitó al gobernador del estado Lic. Marco Antonio Muñoz en la capital Jalapa quien los esperaba con parte de su gabinete, Lic. Román Lugo quien fue Secretario de Gobernación, Ramón Aristeo Martínez Director de la misma secretaria, ellos dieron una cálida recepción y alentaron a la comisión a seguir con su gestión; en retorno a Poza Rica la efervescencia subió de nivel, la ciudadanía mostró una alegría desbordante, mientras en Coatzintla era la cara opuesta del escenario ya que el 18 de Julio se dio una larga reunión, con la presencia el Dr. Rodolfo Sánchez Casco y el Prof. Isidro Capitanachi Pancardo quienes cuestionaron la solicitud y tomaron la decisión de contratar a un abogado, mismo vio completamente viable la solicitud.

El camino de la “Solicitud de Municipalización” inició en las manos del Gobernador Marco Antonio Muñoz el 21 de Septiembre de 1951, quien recibió adjunto a esta el censo y planos de Poza Rica y las tres congregaciones, reiterando la promesa de que se analizaría en la próxima sesión del congreso del estado, hecho que ocurrió el 13 de Noviembre de 1951 cuando la Honorable Legislatura después de extinguir las Congregaciones de: La Petromex, Benito Juárez, Poza de Cuero y Poza Rica, elevó a categoría de municipio a Poza Rica, lo que causó un júbilo estridente en la gente que se trasladó a Jalapa. Mientras en Coatzintla hubo una inmensa frustración, ésta contrastó con la desbordante alegría y ruido que hacían los clacson de los autos en Poza Rica festejando la buena noticia.

El 18 de noviembre fueron llamados al Palacio de Gobierno de Jalapa los señores: Raúl Crespo Rivera, Agustín Rubio Zataray, Raymundo Villegas Sánchez, Adolfo Rendón R. Edmundo Cárdenas Alvarez y Palemón Vázquez para presentarles al Sr. Francisco Lira Lara, presidente del primer Consejo Municipal de la naciente ciudad y el 20 de Noviembre a las once horas toman posesión ante la presencia del presidente de la República Mexicana Lic. Miguel Alemán Valdez, el Lic. Marco Antonio Muñoz Turnbull, Ing. Antonio J. Bermúdez Director General de Petróleos Mexicanos, Lic. Juan López Escalera presidente de la comisión permanente de la legislatura del estado, Guillevaldo Flores Fuentes presidente de la Cámara de Diputados por el mes de noviembre y el Ing. Jaime J. Merino superintendente de Petróleos Mexicanos en el Distrito de Poza Rica.

Fue de esa manera que Poza Rica se constituyó como el Municipio 198 del estado de Veracruz, actualmente uno de los cinco municipios más importantes de los 202 que integran la entidad y que durante dos décadas fue la columna vertebral de la economía nacional, cuando poseía con gran dignidad el eslogan de ser “La Capital Petrolera de México”, hoy conserva esa posición gracias al trabajo de miles de los hijos de aquella generación que gestó este ayuntamiento que se mantiene como la ciudad más importante del norte de Veracruz.

Treinta años más tarde, en 1983, el Ex diputado, Emilio Salgado Zubiaga esbozó el escudo de la ciudad, inmenso legado de un habitante que ha vivido con intensidad desde la niñez y ha sido testigo del gran despliegue de nuestra urbe, Don Emilio Salgado Zubiaga, es uno de aquellos infantes que llegó a fundar el Campo petrolero de Poza Rica de la mano de sus papas, Don Emilio Miguel Salgado Ouielhe y la Sra. Ana María Zubiaga López quienes llegaron a trabajar en la Compañía petrolera el Águila en Palma Sola, junto con esta se mudaron a Poza Rica al descubrirse petróleo en este lugar.

You may also like

Leave a Comment