La Plaza Cívica

by admin

Emblemática superficie de uso social en la vida de Poza Rica

Desde la fundación del Campo Petrolero de Poza Rica se dejó un amplio espacio que en un inicio sirvió de almacén a cielo abierto, fue tal el envío de materiales a este lugar sobre las plataformas de La Maquinita que la superficie apenas cumplió, a medida que se edificó las estructuras industriales, tanques de almacenamiento,  viviendas y red ferroviaria, que se expandió para el uso de autovías y kalamazos, el área se fue librando hasta quedar limpia, sólo se veían en el perímetro las altas plantas cocoteras, que le dieron a la superficie el nombre de “Las Palmeras” que fue referencia de ubicación para la gente por mucho tiempo, el enorme predio ha pasado por varios servicios y en nuestros días la famosa Plaza Cívica.

Para el año de 1939 era sólo un área que se aprovechaba para eventos cívicos y bajo el cuidado y administración de Petróleos Mexicanos, que incluso, abarcaba la colindancia del edificio Guerrero, que albergó el Club Tampico y el restaurante Casa Garcia, en la época de la Compañía El Águila se usó ocasionalmente para futbol y beisbol; los alumnos de la Escuela Articulo 123 festejaron a las mamás en el Campo Petrolero Poza Rica, el 1 de mayo 1934 se celebró “El Día del Trabajo” con un desfile encabezado por una banda de guerra, el 10 de mayo de 1933, el 20 de noviembre de 1937 se jugó un partido de futbol entre trabajadores mexicanos contra empleados de confianza de la Compañía El Águila, fue cuando el espacio denotó uso para Paradas Cívicas.

En el año de 1940 tomó posesión el Ing. Jaime J. Merino y da todo el apoyo para trazar y nivelar el terreno para un campo de Beisbol, los trabajadores con tubería, madera de desecho e ingenio poco a poco fueron edificando unas gradas para los aficionados, más tarde con láminas recicladas cercaron el perímetro del campo en los tres jardín y más tarde otra parte con mampostería, esto fue lo suficiente para la Liga interdepartamental de Petrolees Mexicanos, deporte que fue el delirio de la época. En 1941 con este santuario deportivo era inminente tener una Liga formal de buen nivel, la Comisión de Deportes de la Sección 30 del Sindicato Petrolero organizó la Liga interdepartamental, la dirigió el Sr. Orlando Martínez junto con los delegados departamentales.

En la acera que colinda con la Calle Ocho Norte se levantó con tubería chatarra y lámina recuperada la galera para los bailes de fin de semana, convirtiéndose en el primer salón popular para ese fin, la mayoría de los bailes los amenizó la orquesta Marimba México, lugar de particular éxito y mayúsculas grescas por bailar con la dama más bella de la noche. En el mes de diciembre de 1945 entro el Alumbrado para Juegos Nocturnos de los Petroleros de Poza Rica en la Liga del Golfo, con  

Dentro de la misma zona lindante periódicamente se asentaban las carpas de los circos itinerantes, que ponían a pastar a los animales parte del espectáculo, lo que traía regocijo a los niños y gente que se paraba para conocerlos en vivo, zona que vio el desarrollo de la zona comercial y de servicios a la sociedad. En la esquina que forma la avenida Central Oriente y la Ocho Norte, efímeramente estuvo un el café “Monres”, de Monzón y Torres, en donde tiempo después fue la alberca. En lo que hoy es la calle Dieciséis Norte no existía nada, solo los arbustos.       

En el perímetro de esta superficie de gran privilegio se alzaron legendarios locales y servicios como salubridad, Correos y Telégrafos, Escuela Articulo 123, el Kínder Rosaura Zapata que dieron a la calle Dos Oriente vida cotidiana, destacaba la alta antena de telégrafos junto a algunas casa de madera que sellaron la época dorada de la Colonia Obrera, viviendas que alojaron a familias de trabajadores petroleros de rango laboral, en noviembre de 1950 abrió sus puertas el Edificio Guerrero que en la planta baja albergó varios negocios pioneros en Poza Rica y el flamante Club Tampico entre otros, edificios existentes aún. 

Mientras el beisbol crecía en Poza Rica a nivel nacional, el 17 de marzo de 1953 el gobernador de Veracruz Marco Antonio Muñoz Trumbull inauguró con pompa La Cancha Bermúdez, lo acompañó el Ing. Antonio J. Bermúdez Senador del estado de Chihuahua y Director de Petróleos Mexicanos, su colega Ing. Jaime J. Merino y Don Raúl Lara Mendoza, presidente municipal de Poza Rica. Al día siguiente los mismos actores dieron inicio al Torneo Nacional de basquetbol, donde participó la famosa Ola Verde de esta ciudad y a la postre, por los quince años siguientes, el más grande templo de este deporte en nuestro país y la mejor en América Latina.    

Siendo Poza Rica una ciudad atrayente que irradiaba la magia de un genuino sitio petrolero y convertido en La Capital Petrolera de México, tuvo este extraordinario lugar deportivo que fue diseño por ingenieros de petróleos mexicanos y edificado bajo la supervisión de ellos mismos, espacio deportivo de enormes dimensiones que fue magno y legendario, quienes vivimos esa época jamás lo olvidaremos, fue parte de aquella área que reservó la compañía El Águila para un almacena a cielo abierto, para ese tiempo era ocupado como complejo deportivo a los veinte años de haber sido trazado en el Campo Petrolero en 1933. 

Debajo de las gradas se utilizaron los espacios que denotó su modernidad, donde se establecieron comercios de calidad, los más recordados por aquella generación son: Deportes La Olímpica, Inmobiliaria Bustamante, La Hora Exacta y otra que se dedicaba a vender productos de vanguardia. En seguida se eliminó el Café Morris para construir la alberca Olímpica con su trampolín de normas oficiales, en esta piscina aprendieron a nadar muchos niños y jóvenes pozarricenses, fue sitio de grandes competencias y exhibiciones de los mejores del país, entre ellos el gran campeón olímpico, Joaquín Capilla Pérez, que aportó su nombre a la instalación. Las instalaciones en conjunto se llamó “Deportivo Pemex Antonio J. Bermúdez”, nombre que se leía en el pretil de la losa que cubría el chapoteadero.  

Previo al ingreso de Los Petroleros de beisbol a la Liga Mexicana Triple A inició la construcción del segundo piso de las gradas en una sección de las mismas, que le dio una extensión de aforo para 7,500 Aficionados, ya terminadas, el 18 de marzo de 1958 se inauguró la temporada con el debut de los Petroleros de Poza Rica en el máximo circuito nacional. En 1958 el equipo profesional de futbol de la ciudad, el Poza Rica F. C. debuto en la Segunda División profesional de futbol con una de las nóminas más altas de este deporte en México.   

En los próximos nueve años se desarrollaron en el complejo deportivo los eventos más destacados en el país, grandes hazañas en el beisbol recordando entre las destacadas la presencia de Edson Arantes do Nascimento, Pelé con su equipo, El Santos de Brasil el 9 de febrero de 1959. El 18 de junio de 1965 la nivelada grama del “Parque Merino” fue la sede del trigésimo cuarto Juego de Estrellas de la Liga Mexicana de Beisbol. Hubo juegos sin hit ni carreas, una gran serie internacional entre Los Senadores de Austin, Texas. USA frente a los Petroleros de Poza Rica.

El 21 de agosto de 1967 se dio un boletín a la prensa, que al día siguiente publicó  que el complejo seria demolido, lo que se cumplió en los últimos días del mes de octubre, ante una tibia protesta y una gran indignación, cientos de obreros inició la triste tarea, la alberca fue rellenada, la cancha con sopletes fue perdiendo uno a uno los elementos estructurales que la sostenían, hasta que la inmensa techumbre dejo de aparecer en la vista urbana, la apreciable duela fue objeto de una rapiña penosa. Mientras los tablones que fueron parte de las gradas del Parque Merino se amontonaron en el césped y después las grúas la cargaban a los Macarios de Pemex y salían sin destino fijo. En días ya nada existía.     

Atrás quedaron los recuerdos desde 1933 en que se practicó el deporte hasta ser en el país un referente deportivo. Los espectáculos de primera categoría que trajo a lo mejor del momento de México y el mundo, basta recordar a Pedro infante que vino a cantar, a  Mario Moreno Cantinflas en una singular corrida de toros, los muy famosos Pilotos Infernales de Francia, Peleas de Box donde participo el peleador papanteco, Fermín El Gallego Gomez, despareció el famoso Callejón Merino y dio paso a la Calle Dieciséis Oriente, en donde se establecieron importantes negocios. 

Dentro el desmantelamiento se dio a conocer una maqueta para la construcción de una Plaza Cívica. La obra fue construida por la Cuatripartita y fue diseñada por el Arq. Arturo Ham Fernández, se inauguró el 19 de Marzo de 1969, semanas más tarde el Ing. Enrique Mc Gregor Loaiza levantó una fuente que le dio atractivo, en año de 2013 se demolió esta y se realizó otra de características diferentes, hoy en el abandono. Tuvo un Palo Volador, aún conserva un foro, que dejo de ser al aire libre cuando se le instaló una techumbre moderna, foro que tuvo por primera vez un recital de música Rock con el grupo pozarricense “Tabaco” en 1970.

En el entorno de la Plaza Cívica se instalaron restaurantes, La Lonchería La Roca, Acuario, Chalet, Plaza 77 y el Petrolero, el edificio del Hotel San Román, “Kaliman” y su todo vale dos, la Zapatería Zap’s y muchos más que dieron mucho dinamismo a la zona donde aún se añora La Cancha Bermúdez. ¡Qué Tiempos!… 

1.- El Parque Merino en 1950

2.- La Plaza Cívica en obra Negra

3.- La Inauguración de La Plaza Cívica.

You may also like

Leave a Comment